Invisalign, ¿es un tratamiento que duele?

Empezar un tratamiento dental siempre nos genera muchas preguntas. Cuando ya nos hemos decidido por Invisalign, en cada etapa del proceso surgen dudas distintas. La incertidumbre de cómo nos afectará el día a día y si habrá molestias que interfieran con nuestras rutinas puede hacernos retrasar el inicio del tratamiento, algo que debemos evitar.

Llegado el momento de empezar, una de las preguntas que nos hacemos es si el invisalign duele. Conocer la respuesta nos facilitará la adhesión al tratamiento. Cuánto antes empecemos, antes alcanzaremos los resultados deseados y nos alegrará ver la diferencia.

¿Duele el Invisalign?

De los sistemas de ortodoncia que existen actualmente, Invisalign es el que menos molestias produce.

Además de la gran ventaja de ser invisible y evitar molestias a nivel más social y emocional, es un tratamiento que no provoca dolor.

Invisalign es tan cómodo e indoloro que es uno de los tratamientos más bien valorados por los pacientes.

Las férulas, transparentes y, por lo tanto, invisibles, se colocan en los dientes y se van cambiando cada poco tiempo, adaptándose a los cambios que los dientes van teniendo hasta que se posicionan en su sitio. Las adaptaciones regulares permiten lograr movimientos ligeros, siendo imperceptibles y sin las típicas molestias de otros tratamientos.

Sin llagas ni heridas

Al contrario de otros tipos de aparatos dentales, con Invisalign no hay alambres ni nada que pueda rozar en la lengua, encías o labios y provocar heridas y llagas. Aunque el resultado sea similar al que se consigue con los brackets, no habrá elementos metálicos o alambres que puedan dañar la boca por roce o porque se suelten y se claven en la boca.

Aparte de no ser un tratamiento doloroso en sí mismo, tampoco produce llagas, al contrario que con otros tratamientos.

Aunque la preocupación por el dolor sea algo normal en cada tratamiento al que nos debemos enfrentar, con Invisalign no tendremos que preocuparnos por ello. No sentiremos molestias.

Pequeñas molestias en el cambio de férulas

Cada semana, aproximadamente, se hará el cambio de férulas para adaptar los dientes a la nueva posición. Durante un par de días es habitual sentir unas pequeñas molestias por el cambio de férulas. No se siente dolor sino una ligera presión que se soporta perfectamente sin necesidad de cambiar nuestra rutina diaria.

Igualmente, puede haber alguna molestia durante el tratamiento si surge la necesidad de colocar ataches. Los ataches son pequeños relieves que se colocan para que la férula se pueda adherir mejor a los dientes y que el tratamiento sea más efectivo. Al ser algo externo, se podrá sentir una pequeña molestia los primeros días pero siempre será algo soportable.

Contacto
Lunes a Viernes
10:00h a 13:30h y 15:00h a 19:30h

Plaza España 4  · 46210 Picanya

What can we do for you?

1ST FREE VISIT AND BUDGET WITHOUT OBLIGATION
WE ARE IN MADRID
What treatment are you interested in?
Don't you like the forms? Call us at 91 768 18 12

At Ferrus & Bratos we comply with the EU GDPR so your data is safe. In addition, you must accept our privacy policy by submitting a form:

atencion al paciente

Can we help you ?

call us

We are in Picanya